Inicio / Actualidad / eCigarettes y productos de tabaco calentado pasan pruebas científicas

eCigarettes y productos de tabaco calentado pasan pruebas científicas

Una serie de productos electrónicos son los protagonistas de estudios científicos que buscan desmentir o confirmar los anuncios de la industria sobre su potencial reducción del daño

El mes pasado en el marco del Foro Global del Tabaco y la Nicotina, realizado en Londres, el doctor en medicina interna Riccardo Polosa, presentó los resultados de un estudio a consumidores de productos electrónicos de nicotina como vapeadores y calentadores de tabaco.

Polosa, profesor de medicina interna de la Universidad de Catania (Italia), aseguró que tras el seguimiento él y su equipo “apenas pudieron encontrar evidencia de daños en los pulmones” del grupo investigado.

“Trabajamos con pacientes con enfermedades de vías respiratorias y problemas de presión sanguínea alta y en esta población específica hemos podido demostrar que al cambiarse a estos nuevos productos mejora su calidad de vida”, explicó Polosa en una entrevista.

El investigador dijo que al iniciar la investigación era escéptico sobre los resultados, pero tras ver la reacción de sus pacientes ahora cree que estas alternativas podrían ser una opción para ayudar a la gente a abandonar el cigarrillo.

En concordancia con estos resultados, organismos como la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos recientemente concluyó que: “Si bien los cigarrillos electrónicos no están exentos de riesgos para la salud, es probable que sean mucho menos nocivos que los cigarrillos de tabaco combustible”.

Así mismo el Real Colegio de Médicos de Londres estima que los riesgos del cigarrillo electrónico no “superen el 5% de los asociados con los productos de tabaco quemado”, según su informe sobre estos productos presentado a finales de 2016.

¿Cuáles son los productos de potencial riesgo reducido?

En los últimos 10 años la industria ha desarrollado diferentes dispositivos electrónicos que contienen tabaco o derivados que no se queman. Al eliminar el humo también eliminan la mayoría de los componentes peligrosos y con esto podrían reducir la incidencia de enfermedades relacionadas.

Dichos productos que incluyen cigarrillos electrónicos productos de vapor, productos de tabaco calentado, entre otros, son considerados como de bajo riesgo o de riesgo reducido para la salud, pero siguen bajo la lupa de instituciones de salud y de organismos internacionales de control y política pública como la OMS, pues aún se necesitan más pruebas independientes para validar que son menos dañinos para la salud.

Estos dispositivos también son conocidos como Sistemas de Administración de Nicotina Alternativos (ANDS, por sus siglas en inglés) y por su innovación conforman la primera estrategia de ‘reducción de daño del tabaco’, enfoque que algunos expertos recomendaron recientemente a la OMS, a propósito de la COP 8 del Convenio Marco Antitabaco realizado en el mes de octubre, en Ginebra, Suiza.

 

Puede leer también

Criptomonedas: 6 de las más rentables este 2018

La revolución del internet trajo consigo sus propias divisas, pero ¿en cuales confiar? y ¿cómo …